Cirugía refractiva

¿Qué corrige la cirugía refractiva?

Los defectos de refracción son alteraciones del sistema óptico del ojo, que provocan un desenfoque de las imágenes en la retina. Según sea defecto se denomina: miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia (vista cansada). Se pueden corregir con gafas, lentes de contacto o cirugía. 

Existen métodos quirúrgicos para ajustar el sistema óptico del ojo y así permitir el correcto enfoque de las imágenes. Las tres formas de corrección óptica son:

  1. Cirugía corneal láser
  2. Implante de lentes fáquicas
  3. Cirugía del cristalino

La decisión de la técnica dependerá sobre todo de factores como el tipo de defecto, las dioptrías del defecto, la edad y las características del ojo.

Es importante entender que la valoración de cada técnica (o desaconsejar su indicación) requiere un estudio meticuloso en cada caso particular.

Cirugía corneal láser

Se trata de modificar la curva anterior de la córnea. Para ello se emplea un láser Excimer. La forma de hacerlo puede ser en superficie (PRK) o tras crear una lámina superficial (LASIK).

La PRK la empleamos en ciertos casos de córneas delgadas o que no tengan parámetros idóneos para LASIK.

La técnica LASIK es la más frecuentemente utilizada. Para crear la lámina superficial se emplea un láser de Femtosegundo, que crea un corte de alta precisión y seguridad.

El tallado corneal por el láser Excimer puede estar acoplado al sistema iDesign, que permite reconocimiento de iris y perfeccionamiento del sistema óptico gracias al empleo de frente de ondas.

Estas técnicas están indicadas en miopías hasta 6,00-7,00 dioptrías, hipermetropía hasta 3,00-4,00 dioptrías y astigmatismo hasta 5,00 dioptrías. Existen otros parámetros individuales que determinan la máxima corrección posible. La cirugía se hace en ambos ojos el mismo día empleando un colirio como anestesia.

Implante de lentes fáquicas

En defectos de refracción más extremos o debido a las características del ojo, se puede implantar una lente fija en el interior del ojo sin necesidad de extraer el cristalino. Estas lentes se incorporan al sistema óptico del ojo y proporcionan una alta calidad visual.

Gracias a ellas se pueden corregir defectos miópicos de hasta 20’00 dioptrías así como altos grados de hipermetropía y astigmatismo.

La cirugía se puede realizar en ambos ojos el mismo día, en régimen ambulatorio y con anestesia local.

Cirugía del cristalino

Existen lentes intraoculares de distinto diseño óptico: monofocales, tóricas, trifocales, EDOF. Cuando existe una catarata, el tratamiento es su extracción y su recambio por una lente intraocular. En ocasiones y a partir de cierta edad, la catarata no se ha desarrollado del todo pero el cristalino muestra un cierto grado de esclerosis y puede ser sustituido por una lente intraocular. Es lo que se denomina “cirugía del cristalino claro”.

Existe la posibilidad de implantar una lente multifocal que compense cualquier tipo de defecto de refracción, incluido la presbicia. La indicación quirúrgica ha de ser muy exigente puesto que en algunos casos no es aconsejable esta técnica. Para ello se han de emplear equipos diagnósticos (OCT, biometría, microscopio endotelial, topografía,…) de alta precisión y se requiere hábito quirúrgico, además de experiencia para lograr el mejor resultado.

Profesionales especializados en cirugía refractiva

Noticias relacionadas

Pide cita

Llámanos al

944 733 545

O escríbenos a

info@icqo.org

O, si lo prefieres, te contactamos nosotros




    HORARIO

    CONSULTAS
    L-V: 09:00 - 20:00

    URGENCIAS
    L-V: 09:00 - 13:30
    L-V: 15:00 - 19:30
    S: 10:00 - 13:30