Entrevista al Dr. Durán de la Colina en New Medical Economics

La prestigiosa revista New Medical Economics entrevista al Dr. Juan Durán de la Colina, Director Médico del ICQO y Catedrático de Oftalmología por la Universidad del País Vasco: «Mi terreno de investigación ha sido la córnea y la superficie ocular».

Apasionado de la Oftalmología y de la música de los 70 desde hace más de 40 años, Juan Durán de la Colina sigue compartiendo su saber a los futuros médicos que elijan esta especialidad que “abre tantos caminos”. Durante esta entrevista hemos podido conocer un poco más a este experto, también empaparnos de su saber sobre la córnea y la salud ocular, su especialidad.

¿Podría hacernos un balance de su trayectoria profesional? ¿Y de su cargo como Director Médico del ICQO?

Llevo más de 40 años siendo oftalmólogo, eso tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Lo malo es que el tiempo ha ido pasando, irremediable, pero sí me he dado cuenta de que estos 40 años me han dado muchísima experiencia y lo veo en el día a día. Ya no solo es en el saber sino en el manejo de las distintas situaciones que se plantean con los pacientes, una de las cuestiones que se aprende con el tiempo es a tratar no solamente desde el punto de vista médico, sino a tratar desde el punto de vista personal, y eso lo da la experiencia, mucho.

En mi trayectoria, destacaría como cargos el de la Cátedra de Oftalmología de la Universidad del País Vasco en la que ya llevo más de 30 años. Es decir, yo comencé muy joven siendo catedrático y eso me da un contacto directo con las personas jóvenes, con las nuevas generaciones. Y ese contacto con las personas jóvenes, aparte de la información, te permite o te facilita conocer qué es lo que está pasando en el mundo, cuáles son los intereses y cuáles son las tendencias, y esto es siempre estimulante.

También he sido jefe de servicio del Hospital de Cruces de Oftalmología. Pienso que el cargo de jefe de servicio ha cambiado mucho en el concepto de lo que era cuando yo inicié y de lo que es actualmente. Se ha perdido parte del glamour o del prestigio que tenía antes un jefe de servicio. Es una pena, porque eso representa en gran parte la pérdida de influencia y de poder de lo que es la profesión médica. Los médicos tenemos potencialmente mucho poder, por la posibilidad de sanar y hoy en día la importancia de la salud es clave en la sociedad más que nunca. Pero, por otro lado, estamos en manos de gerentes políticos y gestores de empresas de capital y los médicos cada vez tenemos menos poder de decisión en cuanto a lo que son las políticas sanitarias de la medicina pública y la medicina privada.

Actualmente, soy el director médico del ICQO, pero anteriormente fui director científico. El ICQO es una clínica privada que tiene más de 25 años de trayectoria, siendo la mayor parte de la propiedad de los oftalmólogos que trabajamos en él. Toda mi trayectoria he estado en contacto con distintos grupos de personas, lo que es muy enriquecedor desde el punto de vista personal. Y también te obliga a unos equilibrios a veces muy difíciles, sin embargo, creo que es un cargo muy bonito ser director médico de una clínica privada, porque ahí sí que tenemos más posibilidades de ser autónomos, no como en algunos hospitales públicos.

¿Qué es lo que más morriña le da la época que vivió en Galicia?

En Galicia viví una época muy bonita, siempre los recuerdos son amables, uno siempre ve embellecer el pasado. Luego se olvida de que no estábamos preparados económicamente, teníamos muchas dificultades para muchas cosas, pero los recuerdos que tengo de Galicia son fantásticos. Tuve la suerte de tener a un gran maestro como Manuel Sánchez Salorio, de quien aprendí no solo de oftalmología, sino una visión de la vida y del trabajo única, le debo muchísimo a lo que ha sido mi trabajo posteriormente aquí. Yo soy coruñés y esta sigue siendo una parte muy importante de mi vida, de mi corazón, paso allí el verano, entonces nunca me he ido de Galicia, pero también tengo que decir que Bilbao me ha acogido muy bien, me encuentro muy bien en esta ciudad. Por eso, tengo una duda: no sé bien si soy un coruñés de Bilbao o un bilbaíno de La Coruña, me considero de ambos sitios, ambos lugares me han dado mucho, por lo que puedo considerar que he tenido mucha suerte en mi vida y en mi profesión.

Otra de sus pasiones es la música, ¿cómo surgió este hobby?

Empecé a tocar la guitarra cuando era muy joven y luego poco a poco fui conociendo gente y desde la época, sobre todo de la universidad, empecé a formar parte de grupos de música. Estamos hablando de los años 70, en ese momento había un enorme interés por las bandas de música, de todo ese mundo de la música acústica, rock, etcétera que surgió en esa década. Lo bueno es que lo he mantenido y en este momento estoy grabando mi segundo disco, así que mantengo esa afición, yo diría casi pasión, me encanta la música de la época de los 70, pero también estoy interesado en muchas formas de música actual.

Volviendo al campo de la oftalmología, ¿qué objetivos le quedan por cumplir?

Hay que ser muy realista en la vida, pero también tener un poco de ilusión. ¿Qué quiero decir con esto? Conozco mi edad, conozco que tengo fecha de caducidad, mi idea es hacer una retirada lenta, un slow landing e irme yendo poco a poco dedicando mis últimos años a un tema que creo que ahora tiene enorme impacto, que es el dolor ocular, las molestias oculares y el ojo seco. Es un tipo de paciente que no es bien comprendido y desde el punto de vista económico es muy poco rentable porque requiere mucho tiempo, no hay cirugías, que son las que normalmente marcan la diferencia en nuestra especialidad. Por eso, considero que tiene que haber alguien que les haga caso, que los escuche, que investigue y que trate de mejorar su situación. Es un paciente que sufre mucho, su calidad de vida está muy afectada y por eso mis últimos años de vida profesional van a estar más dedicados a este tema de dolor ocular, molestias, ojo seco, que cada vez vemos más en las consultas de oftalmología. Es difícil y no siempre están bien tratados desde el punto de vista personal y desde el punto de vista médico. En estos momentos, sobre este aspecto, tenemos unas líneas de investigación en marcha.

¿Cuál es la cirugía que más realizan en el ICQO?

La operación que más se realiza es la catarata. La catarata es la operación del mundo de cualquier especialidad que más se realiza, o sea, que es lógico que también en el ICQO la catarata sea la cirugía número uno. La catarata siempre ha sido quizá lo más importante en la oftalmología en cuanto a volumen de quirúrgico, detrás hay muchísima investigación, industria, hay un mundo detrás de la catarata y siempre ha ido evolucionando, la catarata ha cambiado la técnica, ha ido evolucionando también en cuanto a soluciones de lentes intraoculares cada vez más sofisticadas, más exactas y creo que todavía eso tiene un recorrido.

¿A qué retos se enfrenta la Oftalmología?

Hay retos, pero como siempre, las amenazas pueden también tornarse en oportunidades. Ahora la oftalmología tiene el reto de adaptar otras profesiones dentro del ámbito de la salud ocular. Por ejemplo, ahora hay cierta preocupación por algunos sectores por la irrupción de ópticos optometristas dentro de la salud ocular, considero que lo que hay que hacer es lograr ese equilibrio e integración y hacer que la colaboración entre ópticos optometristas y oftalmólogos sea lo más franca posible y lo mejor sobre todo para la población que al final es en la que hay que pensar y ver realmente la ventaja que puede haber en esta amenaza.

Además, las amenazas que hay también son de tipo económico porque, por un lado, hay mucha demanda de oftalmología, la medicina en general en España está muy mal pagada en proporción a países de nuestro entorno y hay ofertas, por ejemplo, de Francia y de otros países europeos en donde están buscando oftalmólogos y después se están yendo oftalmólogos a otros países ante el atractivo económico y también que se les trata y se les considera muy bien. Creo que tanto la salud pública como las sociedades y las aseguradoras privadas tienen que pensar seriamente que las tarifas y los sueldos que ofrecen a los médicos en estos momentos son muy bajos, por ello cada vez va a haber menos oftalmólogos, se van a encontrar con un problema de falta de oftalmólogos. Esto se tiene también que reconsiderar mucho, porque la oftalmología ha cambiado mucho, las tecnologías que hay, la demanda también es mayor, la demanda ya no de cantidad de pacientes, sino de calidad. Es decir, el paciente quiere que se le vea pronto, que se le trate bien, que los resultados sean los mejores posibles. Y ante todo eso, también hay una mayor exigencia hacia la práctica de la oftalmología. Las amenazas que puede haber son múltiples y pienso que no son unas amenazas letales, porque la oftalmología tiene que seguir existiendo y hay muchas enfermedades oculares. Hay también una mayor demanda por la edad, ya que la edad está asociada a muchas enfermedades en general y dentro de la oftalmología está la comentada catarata, el glaucoma y la degeneración macular.

En definitiva, por un lado, se necesitan oftalmólogos; y por otro, a los oftalmólogos no se les está tratando bien desde el punto de vista de la consideración económica y de ser partícipes de planes de salud ocular. Esto tiene que cambiar, porque si no, al final vamos a perder todos.

¿Qué cree que ha aportado con su experiencia a la Oftalmología?

Sin quererme poner medallas creo que he aportado a la oftalmología española el interés por nuevos campos de la oftalmología, sobre todo en la superficie ocular, el ojo seco y el campo de la córnea. He sido de los primeros que realmente ha divulgado y estudiado este tipo de enfermedades.

¿Cómo transmite su saber a los futuros oftalmólogos?

Hay que transmitirlo de una forma natural, primero entendiendo que no somos unos fenómenos, creo que la experiencia es fundamental, transmitir el saber tiene que ser lo más bonito posible y también estar preparado a que nos enseñen las personas más jóvenes, tenemos que estar abiertos a que sus sugerencias no caigan en saco roto. Hay que transmitir lo que uno ha aprendido, porque da la sensación de que si yo me retiro en un momento dado, conocimientos se pierden como ocurre con la vida de la persona, una persona desaparece y detrás de él  lo hacen sus recuerdos y experiencias, y en el caso de un médico creo que esas experiencias no se deben perder y deben transmitirse a las nuevas generaciones porque van a ser útiles, también para que cuando nos toque a nosotros ser pacientes que esta nueva generación de oftalmólogos nos trate de la mejor manera posible.

«Somos bastantes pioneros incluso mundialmente en el análisis bioquímico de la lágrima y si hemos sido pioneros en el mundo es en el uso del PRGF (Plasma Rico en Factores de Crecimiento)»

Dr. Juan Durán de la Colina

¿En qué proyectos de investigación le ha gustado trabajar más? En este momento, ¿se encuentra inmerso en alguno?

Somos bastantes pioneros incluso mundialmente en el análisis bioquímico de la lágrima y si hemos sido pioneros en el mundo es en el uso del PRGF (Plasma Rico en Factores de Crecimiento), en los derivados plaquetarios en forma de colirio para el ojo seco y otras enfermedades de la superficie ocular como úlceras, etcétera. Hoy en día se está empleando en muchos sitios el PRGF en oftalmología y nosotros sí que hemos sido los primeros en el mundo que lo hemos empleado y que hemos hecho publicaciones al respecto. Ha sido realmente muy bonito haber podido participar en el desarrollo de ese tipo de trabajos.

¿Le queda algún área del ojo por investigar?

Todas. No sé si para bien o para mal, de muy joven dentro de la especialidad, me dediqué a la córnea y a la superficie ocular y por ello he dejado bastante de lado retina, y del resto de la oftalmología no he investigado. Mi terreno de investigación ha sido la córnea y la superficie ocular.

¿Qué peso tiene la I+D en el ICQO? ¿Ha crecido con el paso del tiempo?

La I+D del ICQO tiene muchas facetas, por un lado, estamos involucrados en ensayos clínicos en fase tres y fase cuatro, sobre todo en estudios que se dedican a tratamientos para la degeneración macular asociada a la edad, estamos también involucrados en el estudio de la lágrima y estudio del PRGF y del estudio de factores plaquetarios para el tratamiento del ojo seco y de alteraciones de la superficie del ojo. Esas son las dos líneas de investigación que estamos haciendo en I+D más importantes.

¿Cuál es la enfermedad ocular más frecuente entre los españoles?

La primera causa por la cual un paciente llega a una consulta de oftalmología normalmente es por molestias oculares. El mundo del ojo seco, que no siempre es ojo seco, es la primera causa de consulta en oftalmología. Eso es algo que es muy frecuente. Luego, dentro de enfermedades frecuentes, sobre todo las que he comentado antes: el glaucoma, la catarata y la degeneración macular asociada a la edad son enfermedades hoy en día muy relevantes dentro de la especialidad.

¿Cómo se puede prevenir?

La catarata hoy en día no tiene tratamiento ni prevención, es un envejecimiento natural del cristalino, por lo que más que una enfermedad es casi un proceso como pueden ser las arrugas, la pérdida de pelo y otra serie de cambios que sufre el organismo con el paso de los años. Por ello, la catarata, por sus características, es a día de hoy muy difícil de prevenir, pero cuando aparece tiene síntomas y se trata hoy en día con bastante éxito en general.

La degeneración macular es algo que está muy relacionado con la mayor esperanza de vida. La dieta mediterránea es eficaz para prevenir o reducir el riesgo de la degeneración macular asociada a la edad. También el sol excesivo puede ser un elemento negativo para el desarrollo de la degeneración macular.

Y en cuanto al glaucoma, sobre todo si hay antecedentes o factores de riesgo, es importante hacer una prevención por medio de consultas a partir de los 50 años, mínimo cada dos años, porque es posible hacer una detección precoz en la consulta. Es una enfermedad que se denomina la ceguera silenciosa, porque uno se va quedando ciego y como se pierde el campo visual de fuera adentro apenas se percibe y se da uno cuenta demasiado tarde. Es un tipo de enfermedad en la cual la prevención pasa por una consulta oftalmológica, sobre todo a partir de los 50 años. Y si esa persona tiene antecedentes familiares de glaucoma o tiene miopía alta u otro tipo de alteraciones oculares, tiene más riesgo. Eso es lo que lo que puede hacer que se prevenga al glaucoma, sobre todo haciendo una detección muy precoz antes de que el nervio óptico esté muy dañado y sea ya irreversible el daño visual.

¿Qué importancia tiene mantener una buena salud ocular?

Total. Hoy en día nuestro mundo es visual, la visión es una parte fundamental de nuestra vida. Hay ya algunas alertas por las cuales el uso excesivo de los móviles puede provocar no solamente más ojo seco, más cansancio visual, sino que puede estar induciendo a mayor grado de miopía en las personas jóvenes, por ello, hay que hacer prevención en el uso de del móvil de forma excesiva. Por ejemplo, en los niños para prevenir la miopía es importante la vida al aire libre, hoy en día estamos demasiado dentro del colegio, estamos delante de pantallas y esto hace que las posibilidades de que se desarrolle miopía son mayores. Como para cualquier tipo de salud de cualquier lado del cuerpo, las actividades al aire libre son recomendables. En el caso de oftalmología quizá también tener un poco de cuidado con el sol, igual que los dermatólogos recomiendan protección solar, también una cierta protección de los ojos en estas épocas que empiezan de verano. También la dieta mediterránea, parece que tiene ventajas de cara a ciertas enfermedades oculares como el ojo seco o algunas enfermedades autoinmunes.

Uno de los problemas que ahora son más frecuentes, por ejemplo, es la sensación de sequedad, molestias con las lentillas, estamos viendo a gente que nota fatiga ocular y cuando hace una vida más al aire libre está mejor.  No se da mucha importancia a los ambientes, al aire acondicionado de los edificios inteligentes, por ejemplo. La luz en los edificios inteligentes tampoco está muy lograda, los arquitectos no tienen demasiado en cuenta estos factores.

Ahora que acaban de elegir el MIR los médicos nuevos, ¿qué puede decirles de la especialidad de oftalmología?

La oftalmología ofrece una serie de ventajas de cara a la elección en el MIR. Una de ellas es que es una especialidad abierta en el que se pueden elegir después subespecialidades. Es una especialidad que puede ser más o menos quirúrgica, lo que alguna gente lo valora de una u otra manera, es una especialidad en la que se está mucho en contacto con el paciente. A lo mejor actualmente es menos popular que antes, antes los médicos queríamos más estar en contacto con los pacientes, ahora se buscan especialidades en las que se huye a veces de los pacientes y eso es un buen motivo de reflexión. También es una especialidad en la que aquellas personas que quieran tener una independencia el día de mañana, tener una práctica privada, pues también abre estas posibilidades, es una especialidad que reúne bastantes condiciones como para ser apetecida por parte de los estudiantes. Muchos dicen que han elegido oftalmología porque les ha gustado la asignatura y a mí me enorgullece el poder haber transmitido la pasión que tengo por esta especialidad, llevo más de 40 años siendo oftalmólogo.  No hay duda que es una especialidad que sigue teniendo muchos atractivos desde muchos puntos de vista.

Puedes leer la entrevista completa en la web de New Medical Economics.

Últimas noticias

Sin categoría

Anomalías en la visión del color

Las anomalías en la visión del color suelen ser hereditarias, la percepción del color varía en función de las afecciones congénitas o adquiridas, que se dan

LEER MÁS »

Pide cita

Llámanos al

944 733 545

O escríbenos a

info@icqo.org

O, si lo prefieres, te contactamos nosotros




    HORARIO

    CONSULTAS
    L-V: 09:00 - 20:00

    URGENCIAS
    L-V: 09:00 - 13:30
    L-V: 15:00 - 19:30
    S: 10:00 - 13:30

    Redimensionar imagen
    Contraste

    ‼ HORARIO ESPECIAL POR EL PUENTE