¡AVISO PARA PACIENTES! | El viernes 14 de junio no habrá servicio de URGENCIAS POR LA TARDE.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Cómo afecta el parkinson a la visión?

¿Qué es el parkinson?

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva. Es la segunda enfermedad más prevalente en la actualidad después del Alzheimer y pertenece a los llamados Trastornos del Movimiento. La causa de esta enfermedad es desconocida y actualmente aún no hay cura, pero sí métodos para prevenir y paliar los síntomas.

Síntomas del parkinson

Esta patología presenta diversos síntomas, y el desarrollo nunca es exactamente igual en todos los pacientes:

Los temblores o sacudidas rítmicas suelen comenzar en una extremidad como la mano o incluso los dedos y vienen acompañados de otros problemas como los movimientos lentos, la pérdida de los movimientos automáticos o la rigidez muscular que acaba deteriorando la postura y el equilibrio.

Pese a ser menos visibles, las manifestaciones no motoras suelen ser aún más problemáticos:

  • Cambios cognitivos
  • Trastornos del sueño y del estado de ánimo
  • Fatiga
  • Alucinaciones
  • Delirios
  • Mareos
  • A su vez, se estima que aproximadamente el 80% de los pacientes con la enfermedad de Parkinson refiere alteraciones visuales.

Los efectos del Parkinson en la visión

Aunque la enfermedad de Parkinson, como trastorno neurodegenerativo crónico se asocia principalmente con disfunción motora, también implica síntomas no motores que pueden incluir déficits visuales. Algunos de los síntomas solo se observan en el parkinson o son más frecuentes:

  • La visión doble
  • Visión borrosa y dificultad para enfocar a pesar de una corrección refractiva adecuada
  • La congelación de la marcha en espacios estrechos
  • El juicio anómalo de objetos al caminar
  • Disminución o aumento de la frecuencia de parpadeo
  • Cambios en la motilidad ocular
  • Alteración del contraste y color: suele ser más marcada en el eje rojo-verde y no en el eje azul-amarillo
  • Disminución de la sensibilidad al contraste, lo que es un fuerte predictor de la aparición de alucinaciones visuales.

Otras manifestaciones, como el ojo seco, las cataratas, la hipersensibilidad a la luz, las alucinaciones visuales simples y otras enfermedades oculares asociadas a la edad se observan tanto en pacientes con parkinson como en controles sanos de la misma edad.

Estas alteraciones visuales complejas tienen un alto impacto en la calidad de vida de los pacientes ya que afectan a la vida diaria y a actividades cotidianas como la conducción de vehículos, el uso de utensilios, el reconocimiento y búsqueda de objetos, reconocimiento de expresiones faciales y la movilidad en condiciones de poca visibilidad.

Estos posibles problemas oculares pueden no tener su origen en la propia enfermedad. En algunos casos son consecuencia de los medicamentos para el párkinson. Por lo tanto, corresponde al facultativo revisar la dosis, del mismo modo que sustituir el fármaco por otro que se ajuste mejor a las necesidades del paciente.

La revisión oftalmológica periódica en personas con párkinson es crucial. El objetivo será diagnosticar de forma precoz complicaciones visuales y proponer el tratamiento más adecuado según las necesidades del paciente.

Para eliminar o disminuir estos síntomas es recomendable acudir a su neurólogo que, junto con el oftalmólogo, realizarán ajustes en su medicación para mejorar el estado de su visión.

Últimas noticias

Pide cita

Llámanos al

944 733 545

O escríbenos a

info@icqo.org

O, si lo prefieres, te contactamos nosotros

    HORARIO

    CONSULTAS
    L-V: 09:00 - 20:00

    URGENCIAS
    L-V: 09:00 - 13:30
    L-V: 15:00 - 19:30
    S: 10:00 - 13:30

    HORARIO SEMANA SANTA

    27 Miércoles: Solo urgencias de 9:00-13:30h

    28 Jueves: Clínica cerrada

    29 Viernes:Clínica cerrada

    30 Sábado: Solo urgencias de 10:00-13:30h 

    31 Domingo: Clínica cerrada

    1 Lunes: Clínica cerrada