Los expertos advierten: Una prevalencia mayor de la gripe aumentará el riesgo de padecer conjuntivitis

Las autoridades sanitarias prevén que este otoño-invierno la prevalencia de la gripe sea más alta que otros años, por lo que han recomendado vacunarse a toda la población en general, al menos en Euskadi. Y a mayor prevalencia de la gripe, la incidencia de la conjuntivitis va en aumento, especialmente entre los más pequeños, ya que están muy relacionadas. De hecho, una de cada cuatro personas sufrirá este otoño-invierno conjuntivitis, causada por alérgenos o por virus y bacterias, y también por la proliferación de microorganismos que provocan la infección, donde las lluvias y la humedad y el viento son un caldo de cultivo. 

¿Qué es la conjuntivitis?

Como explica el director médico del Instituto Clínico Quirúrgico de Oftalmología (ICQO), el doctor Juan Durán de la Colina, se trata de una infección ocular tan común que la mayoría de la población la ha padecido o padecerá a lo largo de su vida, siendo más frecuente en niños y niñas. La conjuntivitis es contagiosa, sobre todo si su origen es vírico. Por ejemplo, es muy normal en ambientes cerrados como las guarderías o clases de infantil, debido al estrecho contacto que mantienen los niños, así como a través de toallas o contacto por las manos.

El director médico del ICQO y catedrático de la Universidad del País Vasco, UPV/Euskal Herriko Unibertsitatea, se muestra convencido de que “si normalmente en primavera y otoño una de cada cuatro personas sufre de conjuntivitis -una de las afecciones más comunes y también conocidas por la población-, este otoño e invierno la incidencia aumentará la conjuntivitis vírica de la mano de la gripe, en todos los grupos de población, más si no se adoptan medidas de higiene”.

Síntomas de la conjuntivitis

El síntoma más habitual de la conjuntivitis es la molestia en forma de pesadez, picor y enrojecimiento, a los que se suman las legañas, secreciones y la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo. Es también frecuente la hemorragia conjuntival, la hinchazón palpebral y la adenopatía preauricular.

Ante los primeros síntomas, según subraya el doctor Durán, es recomendable y muy eficaz “el empleo de medidas sencillas, como lágrimas artificiales frías o aplicar un disco desmaquillador humedecido en agua fría sobre los ojos, sin olvidar, por supuesto, las medidas higiénicas necesarias previas para evitar contagio, ya que es muy contagiosa, como el lavado de manos previo y no tocarse los ojos, este año más que nunca”.

De forma precoz parece eficaz la aplicación de Betadine diluido, pero esta ha de hacerse por un especialista. Los antivíricos disponibles no son muy eficaces y algunos casos requieren de limpieza de las secreciones y el empleo de antiinflamatorios.

La intensidad de los síntomas puede ser muy variable, desde ocasionar una leve molestia o incluso pasar desapercibidos para el paciente, a provocar una reducción de la visión debida a la implicación de la córnea, en la que pueden quedar algunas opacidades durante que tardan meses en desaparecer. Por eso, es importante conocer las causas de la conjuntivitis –bacteriana o vírica- para actuar sobre ellas y extremar la higiene y cuidados para evitar contagios.

El oftalmólogo del ICQO explica que las molestias oculares, como la sequedad, la irritación, el picor, etc. también pueden deberse a otras consecuencias de la situación actual, aun de pandemia. “Por un lado, las sustancias antisépticas que actualmente se están empleando, ejercen un efecto tóxico sobre los ojos. Eso se manifiesta con enrojecimiento, lagrimeo e irritación. Por otro lado, con el uso de las mascarillas se crea una corriente de aire por la respiración, que reseca los ojos. Eso también puede originar sensación de sequedad, más en usuarios de lentes de contacto”. En este caso, tendrán un efecto positivo las mismas medidas.

Tratamiento de la conjuntivitis

El tratamiento para tratar estos tipos de conjuntivitis sigue una escala terapéutica, es decir, va de menos a más en función de la intensidad de los síntomas que presente el paciente. Al igual que la gripe, por un lado, no existen tratamientos muy eficaces y, por otro lado, puede tratarse de una conjuntivitis banal a tener consecuencias visuales significativas.

Debemos implementar las medidas de prevención comentadas, de medidas ambientales, lo que incluye evitar el contacto con las manos o a través de toallas. Los usuarios de lentes de contacto, al manipular más los ojos, tienen un riesgo mayor. Si los síntomas son más severos, los especialistas incluyen en el tratamiento la aplicación de antisépticos corticoides tópicos y la limpieza de las secreciones.

Acude a ICQO

Ante los primeros síntomas de conjuntivitis, acude a un profesional para frenar la infección lo antes posible y minimizar las molestias y los contagios. Pide cita en ICQO.

Te dejamos algunos consejos para cuidar de tu salud visual este invierno y te contamos por qué el frío, el viento y la sequedad son enemigos de tu vista en esta estación. Haz clic aquí.

Últimas noticias

Pide cita

Llámanos al

944 733 545

O escríbenos a

info@icqo.org

O, si lo prefieres, te contactamos nosotros




    HORARIO

    CONSULTAS
    L-V: 09:00 - 20:00

    URGENCIAS
    L-V: 09:00 - 13:30
    L-V: 15:00 - 19:30
    S: 10:00 - 13:30

    Redimensionar imagen
    Contraste