¿Qué es el ojo vago? La importancia de una detección a tiempo

El pasado día 15 de octubre se celebró el Día Mundial de la Ambliopía, una fecha que nos recuerda la importancia de atender a una de las tantas enfermedades visuales comúnmente conocida como «ojo vago» que afecta a un porcentaje de los niños durante su etapa de desarrollo.

Con este pretexto, la Doctora Nagore Urrestarazu, oftalmóloga pediátrica y experta en estrabismo del ICQO nos cuenta algunos detalles sobre este trastorno visual y destaca la importancia de diagnosticarlo a tiempo para poder ponerle solución en el programa de radio «El Kiosko» de Radio Popular.

Qué es el ojo vago o la ambliopía

La ambliopía, denominada comúnmente también por los médicos especialistas en oftalmología como «ojo vago» es una enfermedad visual habitual en los niños. Tal y como indica la Dra. Urrestarazu en la entrevista: «El ojo vago es un ojo que no puede llegar a desarrollar todo su potencial visual, es decir, no llega a ver el 100%». Esto se debe a una falta de desarrollo en la coordinación entre el ojo y el cerebro para interpretar las señales ópticas.

Causas: a qué se debe un ojo vago

La ambliopía puede originarse debido a cualquier condición que altere el desarrollo de la visión «desde una diferencia de graduación de un ojo a otro, que es lo más habitual en la infancia, hasta un estrabismo, es decir, una desviación de los ojos puede causar también una miopía«.

Además, existen otras enfermedades congénitas menos habituales en la infancia, como una catarata que no deje pasar suficiente luz y que pueda provocar un ojo vago.

Incidencias

Se trata de la causa más común de impedimento visual en la infancia. Según apunta la doctora, «Esta patología está presente entre un 5% y un 7% de la población infantil» a nivel del País Vasco, sin embargo, más de la mitad de los padres lo desconoce y no busca un tratamiento adecuado para ponerle solución. 

Importancia de una detección temprana

Esta patología tiene fácil solución, siempre y cuando se detecte y se aborde a tiempo. La Doctora Urrestarazu advierte que «el periodo para poder hacer el tratamiento que no es muy largo: a partir de los 8-10 años de edad el tratamiento ya no surte efecto«.

Prevenir la ambliopía es difícil. No obstante, desde ICQO queremos recalcar la importancia poner atención a la visión de los niños para poder diagnosticar esta enfermedad e intervenir en el problema visual lo antes posible, para poder paliar lesiones que vayan a afectar a su aprendizaje, ya que puede tener problemas a la hora de leer o distinguir la pizarra.

Por ello, insistimos en la importancia de acudir a revisión oftalmológica desde una edad temprana y acudir periódicamente. En el centro oftalmológico ICQO tratamos, como siempre, de hacer frente a los retos que nos plantea la atención médica de cada paciente. Pide cita aquí.

Tratamiento para el ojo vago

Urrestarazu indica que para solucionar un problema de ambliopía hay que empezar por «tratar la causa que sea la responsable del ojo vago«. Quizás por esta razón, se han dado más avances en el tratamiento de la causa que de la patología en sí misma, como por ejemplo: hacer una cirugía de una catarata congénita o el tratamiento con toxina botulínica para corregir la desviación de los ojos o el estrabismo.

Sin embargo, el tratamiento del ojo vago no ha evolucionado demasiado y sigue siendo bastante similar al que se hacía años atrás, pues es muy sencillo y efectivo: lo más habitual en estos casos es «la oclusión con un parche en el ojo dominante«o haciendo modificaciones en la graduación de la gafa, como puede ser con una laca.

De esta forma, se fuerza la visión del ojo vago, ya que es el único ojo responsable de transmitir la información visual al cerebro. Con el paso del tiempo, este ojo recuperará su nivel de rendimiento normal y previo a la enfermedad.

Tiempo de tratamiento

El tiempo que dura el proceso de curación de la ambliopía depende de muchos factores: «depende de cuál sea la causa, depende de la edad del paciente, depende de la plasticidad cerebral que tenga y la rapidez con la que pueda mejorar», afirma la Doctora Urrestarazu.

Generalmente, tras unos meses llevando el parche en el ojo sano y en algunas ocasiones trabajando el ojo vago con colirio bajo prescripción médica, se comienzan a ver resultados positivos. Al año, la mejora suele ser muy notoria.

Las probabilidades de recuperación del ojo vago son altas. Sobre todo cuando se respeta el proceso y los plazos marcados por el oftalmólogo especialista. En el caso de no seguir las indicaciones correspondientes o de no intervenir a tiempo, el paciente podría requerir el uso de gafas con lentes especiales o incluso la cirugía. Por ello, es de vital importancia que se preste atención a los síntomas de la ambliopía y se cumpla con su tratamiento de forma correcta, de lo contrario puede provocar deficiencias irreversibles en el ojo del niño.


Puedes encontrar la transcripción de la entrevista aquí:

Los médicos especialistas en oftalmología, ¿también lo denomináis como ojo vago?

Sí, es correcto. La ambliopía es la denominación técnica, pero comúnmente lo llamamos ojo vago.

Desde la perspectiva de la celebración de este día internacional, ¿Qué es esto de «ojo vago» y que tratamiento tiene?

El ojo vago es un ojo que no puede llegar a desarrollar todo su potencial visual, es decir, no llega a ver el 100% (que es normalmente lo que solemos pedir que lleguen a ver los pacientes) por diferentes motivos. Las causas de un ojo vago pueden ser distintas: desde una diferencia de graduación de un ojo a otro, que es lo más habitual en la infancia, hasta un estrabismo, es decir, una desviación de los ojos puede causar también una miopía u ojo vago. Además, existen otras causas que son menos habituales, pero que nos podemos encontrar en la infancia, como, por ejemplo, una catarata que no deje pasar suficiente luz y también pueda provocar un ojo vago.

En todo caso, ¿el ojo vago tiene tratamiento y remedio?

Sí, tiene tratamiento. Lo que hay que hacer es tratar la causa que sea la responsable del ojo vago, lo que pasa es que tiene una ventana terapéutica corta, es decir, un periodo para poder hacer el tratamiento que no es muy largo: a partir de los 8-10 años de edad el tratamiento ya no surte efecto. Por lo que hay que diagnosticarlo pronto para poder intervenir lo antes posible, un diagnóstico precoz es clave en cualquier dolencia, pero en el caso del ojo vago todavía más.

¿Qué prevalencia tiene el ojo vago entre los niños del País Vasco?

Se calcula que esta patología está presente entre un 5% y un 7% de la población infantil.

Los profesionales de la oftalmología van desarrollando poco a poco nuevas técnicas, los avances que hemos tenido últimamente en torno al tratamiento del ojo vago, ¿por dónde van?

Realmente los avances se han dado más en el tratamiento de la causa, como puede ser hacer una cirugía de una catarata congénita, pero en el ojo vago el tratamiento sigue siendo bastante similar al que se hacía anteriormente, porque lo que hay que hacer es dificultar la visión del «ojo bueno» (aquel que tiene más desarrollada la visión) para potenciar el ojo vago. Esto, generalmente, se suele hacer o bien con parches que van adheridos a la piel del paciente y tapan ese ojo, o haciendo modificaciones en la graduación de la gafa, como puede ser con una laca, o penalizaciones que son cambios en la graduación. Esto es cierto que se hacía ya hace muchos años.

Por lo que el tratamiento en este aspecto no ha cambiado mucho. Es verdad que tenemos algunas técnicas nuevas como puede ser el tratamiento con toxina botulínica para corregir la desviación de los ojos, el estrabismo, pero lo más habitual para tratar la miopía o el ojo vago, suele ser la oclusión con un parche en el ojo dominante.

Es la típica imagen que venimos viendo desde hace muchos años y que luego desaparece de los retratos de esos niños. ¿Cuánto tiempo de media tarda el tratamiento en corregir el ojo vago?

Depende de muchos factores: depende de cuál sea la causa, depende de la edad del paciente, depende de la plasticidad cerebral que tenga y la rapidez con la que pueda mejorar. Pero en unos meses se empiezan ya a ver resultados positivos y en torno a un año generalmente la mejora es muy importante.

En el centro oftalmológico ICQO tratamos, como siempre, de hacer frente a los retos que nos plantea la atención médica de cada paciente. Pide cita aquí.

Últimas noticias

Sin categoría

Anomalías en la visión del color

Las anomalías en la visión del color suelen ser hereditarias, la percepción del color varía en función de las afecciones congénitas o adquiridas, que se dan

LEER MÁS »

Pide cita

Llámanos al

944 733 545

O escríbenos a

info@icqo.org

O, si lo prefieres, te contactamos nosotros




    HORARIO

    CONSULTAS
    L-V: 09:00 - 20:00

    URGENCIAS
    L-V: 09:00 - 13:30
    L-V: 15:00 - 19:30
    S: 10:00 - 13:30

    Redimensionar imagen
    Contraste

    ‼ HORARIO ESPECIAL POR EL PUENTE