Día Mundial del Glaucoma 2021

El doctor Iñaki Rodríguez Agirretxe, especialista en el área de glaucoma, ha querido advertir sobre el riesgo de esta patología en una entrevista concedida a Cope.

¿Cómo definiría el glaucoma?

Se trata de una enfermedad del nervio óptico, el nervio óptico es el cable que lleva la información del ojo al cerebro, y se traduce por una pérdida de visión progresiva del paciente. Entonces, lo que abarca mi vista se va reduciendo de forma que no se puede recuperar lo que he perdido, y se relaciona principalmente con la tensión ocular, con el exceso de presión.

¿Es una enfermedad degenerativa y crónica, entonces?

Es irreversible , lo que has perdido, perdido está, porque no se puede regenerar el sistema nervioso central, del cual es parte el nervio óptico, pero sí se puede parar. Lo que pasa es que para pararla hay que tratarla, porque sino la enfermedad va a tender siempre a avanzar. 

Para eso será necesario un diagnóstico lo más temprano posible. 

Eso es. La otra pega que tiene esta enfermedad es que, como es bastante silenciosa, el paciente cuando nota la enfermedad es cuando ya ha perdido bastante visión. Por eso el diagnóstico precoz es tan importante en esta enfermedad.

¿Cuáles pueden ser esos síntomas que nos hacen dudar? 

Primero, hay que distinguir dos tipos de glaucoma. Hay un glaucoma más infrecuente, que es el glaucoma agudo. Es un paciente que tiene una pérdida de visión súbita y dolorosa. Este paciente, normalmente, va a ir a un sitio de urgencias porque, de repente, le duele mucho el ojo.

Pero el glaucoma crónico que es, con mucho, el más frecuente, es un paciente que va perdiendo muy poco a poco la visión y no se da cuenta. Entonces, ese paciente, un buen día dice “veo mal” y el paciente muchas veces piensa que es una catarata, y al final resulta que no lo es. 

¿Quiénes tienen más puntos para tener glaucoma? ¿Se hereda?

Es una enfermedad genética, pero la genética en el glaucoma es muy compleja. Entonces, no podemos decir “yo tengo esta mutación” o “voy a tener la enfermedad”. Eso, hoy por hoy en el glaucoma no se sabe. Lo que sí se sabe es que se debe a una serie de factores de riesgo. La gente que tiene esos factores de riesgo son los que más tienen que mirarse.

Los factores de riesgo, algunos los ve el oftalmólogo, la presión alta por ejemplo. Otros son difíciles de detectar para una persona normal que no explore el ojo. Pero otros sí que son fácilmente identificables. ¿Cuáles son? Herencia familiar, la edad, la miopía. Dentro de las enfermedades generales, la más relacionada es la diabetes, y también los pacientes que toman corticoides. Con corticoides, me refiero sobre todo a pastillas. Esos serían los principales factores de riesgo para el glaucoma. 

Las revisiones oculares son muy importantes. 

Sí, desde luego para el glaucoma recomiendo una revisión anual en cualquier persona a partir de los 40. Y luego no es lo mismo si eres una persona normal que no tiene factores de riesgo que con una revisión cada cinco años le basta, que una persona con factores de riesgo. Nosotros cuando vemos a los pacientes en la consulta, también anticipamos el riesgo. 

La tensión en el ojo y la presión alta no tienen nada que ver, ¿no?

No. La presión intraocular o la tensión ocular, que es lo mismo, la presión a la que está sometido el ojo, sobre todo la presión del líquido que tenemos dentro del ojo. La tensión arterial es la presión de la sangre. ¿Tiene que ver la una con la otra? En principio, no. Hay algún trabajo que habla de que puede haber más riesgos en hipertensos arteriales, pero la mayoría de los trabajos dicen que no es así, que son dos temas independientes. 

¿Qué tratamientos existen para el glaucoma?

En el tratamiento en concreto lo que hacemos es disminuir el factor de riesgo, el único que podemos modificar, que es la tensión intraocular. ¿Yo puedo actuar sobre el nervio, que es el que se daña? No. El nervio no lo podemos regenerar hoy por hoy. Lo que hacemos es bajar la presión del ojo para o bien ralentizar o bien para frenar la enfermedad. ¿Cómo bajamos la presión? Hay tres métodos: fármacos, láser o cirugía. El tratamiento suele ser por ese orden. 

Los fármacos son las gotitas y los colirios… Contamos con cuatro familias de fármacos. Tenemos pacientes que están con un fármaco y otros que están con dos, con tres, o incluso con cuatro. Si el fármaco no te basta, acudimos al láser o a la cirugía. Y dentro de la cirugía, hay varias técnicas. 

Entonces, hay recursos. ¿Han avanzado en estos últimos años?

Han salido cosas nuevas. Dentro de los fármacos hay una familia nueva de fármacos que todavía no tenemos en Europa, pero sí en Estados Unidos. Dentro de los láseres, hace pocos años surgió otro láser que es una modificación de uno previo. Y técnicas quirúrgicas siguen saliendo muchas. El problema es que las técnicas quirúrgicas nuevas, a veces tienen que estar probadas para decir que supera lo que teníamos antes. Son técnicas que muchas veces se quedan por el camino, porque realmente no son tan eficaces. 

El glaucoma puede llegar a la ceguera total. Cuando se empieza a ver mal es cuando se puede detener.

Lo que pasa es que cuanto antes la pilles, mejor. Porque estamos hablando de la segunda causa de ceguera a nivel mundial. Cuanto antes la pillemos, mejor. Hay pocos ciegos totales por el glaucoma. El no ver absolutamente nada no es frecuente normalmente. A la gente le paran la enfermedad o bien se ralentiza. 

Puedes leer la entrevista completa en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/ICQOclinico/videos/929051637904729/

Últimas noticias

Pide cita

Llámanos al

944 733 545

O escríbenos a

info@icqo.org

O, si lo prefieres, te contactamos nosotros




    HORARIO

    CONSULTAS
    L-V: 09:00 - 20:00

    URGENCIAS
    L-V: 09:00 - 13:30
    L-V: 15:00 - 19:30
    S: 10:00 - 13:30

    Redimensionar imagen
    Contraste