Dudas y respuestas en torno al uso de colirios

En el presente artículo intentaremos dar respuesta a las dudas más frecuentes que surgen cuando a cualquier paciente se le receta un colirio.

Por ejemplo, ¿hay que agitar siempre los colirios antes de echárselos? La respuesta es que «en realidad sólo hace falta agitar un tipo de colirios (los llamados ‘suspensiones’) y cuando hace falta lo indica en el prospecto. De todos modos y ante la duda se puede agitar cualquier colirio sin problema».

La batería de preguntas es larga. Entre ellas nos encontramos con cuestiones más o menos comunes y otras no tan cotidianas:

  • ¿Cuánto tiempo duran una vez abiertos?
  • ¿Y cómo me acuerdo de cuándo lo abrí?
  • ¿Hay que guardarlos en la nevera una vez abiertos?
  • ¿Cuántas gotas me tengo que echar?
  • ¿Y si me tengo que aplicar más de un colirio?
  • El oftalmólogo me ha dicho que me ponga el colirio más de tres veces al día, ¿tengo que ponerme el despertador para echarme la gota por la noche?
  • No recuerdo cuándo me eché la última gota, ¿qué hago?
  • Etc.

Por subrayar alguna en especial, haremos referencia a una de las cuestiones clave, ¿cuál es la mejor postura para echarme la gota? 

Inclinando la cabeza hacia  atrás, estirar del párpado inferior hacia abajo, de manera que se forme una especie de hueco entre el párpado y el ojo, ahí es donde debe caer la gota. Si te resulta incómodo también puedes tumbarte con una almohada o cojín debajo de la cabeza.

Para cualquier duda no recogida en estas recomendaciones, lo mejor, consultar con la persona especialista en oftalmología.