Cuidados para evitar infecciones oculares en verano

Cuidados para evitar infecciones oculares en verano

En verano conviene proteger los ojos del sol, para no sufrir de infecciones oculares. «El uso de gafas de sol en verano, incluso los días nublados, es indispensable para evitar los rayos solares que actúan incluso con nubes», explica el doctor Javier Araiz, nuestro director científico y especialista en retina.

La protección de los ojos en verano «empieza con unas gafas de sol que aíslen de la radiación solar, con unos cristales homologados y un buen filtro solar, es decir, compradas en ópticas y no dejarse llevar por el diseño y la moda». Es importante no relajarse los días nublados, «porque los rayos solares actúan durante todo el día, haya o no haya nubes».

La recomendación para evitar infecciones oculares se intensifica en los niños, que son más sensibles a la luz solar porque su cristalino no regula del todo la penetración de la radiación. El especialista recomienda que usen gafas de sol a partir de los 5 años y que lleven gorros o sombreros para evitar la exposición en las horas de máxima intensidad, desde las 12 a las 16 horas. Para evitar alergias oculares, que proliferan con el tiempo seco por la mayor presencia de alérgenos en el ambiente, el doctor Araiz también recomienda el uso de gafas de sol.

Evitar infecciones oculares

Se desaconseja usar lentillas en el agua, para evitar infecciones oculares. Las lentillas absorben y se empapan de los líquidos en que se sumergen, pudiendo retener microbios del agua de las piscinas que pasan directamente al ojo.

Para evitar que los ambientes secos derivados del aire acondicionado irriten el ojo,  nuestro experto recomienda colocar recipientes de agua repartidos por la estancia para humedecer el ambiente.

Para cuidar la hidratación de los ojos es importante la alimentación, que debe ser ligera y rica en frutas y verduras que contienen antioxidantes que actúan como protectores oculares. Hay que beber suficientes líquidos.

En la playa y en la piscina conviene enjuagarse los ojos con agua mineral después de cada baño para eliminar el cloro y el agua salada.

Otra de las infecciones oculares más comunes en verano es la conjuntivitis, que afecta a un 25% de la población.

Sus principales síntomas son el enrojecimiento y la irritación. Las causas provienen de temperaturas cálidas y el contacto con aguas no tratadas, como ríos, lagos o playas, y también por el tratamiento que se utiliza en las piscinas.

En caso de padecerse, es conveniente acudir al médico y no automedicarse con colirios.

Fuente: http://www.elnervion.com/wp-content/uploads/2017/07/elnerviondehoy03-07-17.pdf

Últimas noticias

Pide cita

Llámanos al

944 733 545

O escríbenos a

info@icqo.org

O, si lo prefieres, te contactamos nosotros




    HORARIO

    CONSULTAS
    L-V: 09:00 - 20:00

    URGENCIAS
    L-V: 09:00 - 13:30
    L-V: 15:00 - 19:30
    S: 10:00 - 13:30

    Redimensionar imagen
    Contraste